EL FIN DEL CONFLICTO ESTA EN NUESTRAS MANOS

Hoy como Colombiano, me veo enfrentado a una decisión que aunque no me gusta del todo, pues para nadie ha sido un secreto mis sentimientos hacia esos grupos extremistas y radicales como el grupo de las FARC y muchos otros movimientos armados y “rebeldes”, que argumentando una causa que no ha sido sino la de ellos, han cometido las atrocidades más reprochables contra nuestra sociedad, y han traído a nuestra tierra dolor, indignación y tristeza.

Hoy después de cuatro años de conversaciones y “Negociaciones” en los que ésta guerrilla ha buscado a toda costa los mejores beneficios para sí mismos, sacando el mayor provecho a esta oportunidad valiosa y valiente que el gobierno del Dr. Juan Manuel Santos, en un gesto generoso y a mi juicio muy arriesgado, ha decidido concederles al iniciar los diálogos de La Habana (luego de muchos sinsabores y seguramente de momentos próximos a la claudicación), hoy se nos presenta un texto de acuerdo definitivo, que seguramente no va a ser del gusto de muchos, incluso mío, donde queríamos condenas ejemplares, incluso hasta extradiciones y una reparación más efectiva hacia las víctimas, muchas cosas de estas quedaran en el discurso, hoy hay que despojarse de las ideologías personales e invitar a nuestros conciudadanos a realizar lo mismo.

Llevamos cincuenta años de un conflicto que nunca nadie nos consultó y del que quizá muchos desconocemos hasta su mismo origen, muy seguramente generado por la ambición del poder y de la riqueza, ¿no sería lo más sensato pensar en detenerlo y darnos cuenta que hoy estamos frente a un momento histórico de recomponer el rumbo, de mostrar a nuestras nuevas generaciones una Colombia nueva y evitar a toda costa que nuestros hijos hereden una guerra que no es de ellos así como nuestra tampoco?

Hoy tenemos la mayor responsabilidad que se nos haya encomendado como ciudadanos activos y coherentes y como hombres y mujeres de derechos que somos, debemos dejar de lado los apasionamientos políticos y enterarnos por nuestra propia mano del contenido de esos acuerdos, tomémonos el tiempo de leerlos, discutirlos en familia y llegar el próximo dos de octubre a ejercer ese derecho al voto con el mayor criterio y conciencia, esta oportunidad puede ser precisa para cumplir el sueño de una Colombia en PAZ.

DAVID GIOVANNY LAGOS TORRES

COMUNICADOR SOCIAL Y PERIODISTA

@dalagos2005

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here