Gracias, atletas de Colombia, por mostrarnos el camino de la victoria’, dijo el Presidente Santos a medallistas olímpicos

“Gracias, atletas de Colombia, por mostrarnos el camino de la victoria”, afirmó este miércoles el Presidente Juan Manuel Santos al homenajear a los deportistas colombianos ganadores de medallas en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto: Presidencia)

Con estas sencillas, pero sentidas palabras, el Presidente Juan Manuel Santos hizo palpable el orgullo, la alegría y agradecimiento que sienten los 48 millones de colombianos por estos ocho atletas, quienes dejaron el tricolor nacional en alto durante las citadas justas olímpicas.

La ocasión sin duda era especial. Desde tempranas horas de la mañana se podía palpar la expectativa que había en la sede presidencial por la visita de siete de los ocho medallistas olímpicos.

Sobre las 10 de la mañana, bajo un típico y grisáceo cielo capitalino, los atletas nacionales arribaron a Palacio por la carrera séptima.

El Presidente Santos no se encontraba en la Casa de Nariño, pues en esos momentos estaba saliendo de la Universidad Javeriana, donde lideró la celebración del Día Nacional de la Rendición de Cuentas.

Los medallistas arribaron en una camioneta de color blanco marcada con el logo del Comité Olímpico colombiano.

Pocos funcionarios de Palacio se habían percatado de la presencia de los deportistas, pues estos aún no habían descendido del vehículo.

Por ello, tuvieron la oportunidad de responder con calma varias preguntas relativas a su preparación rumbo a Río y sus sentimientos una vez ganaron sus respectivas preseas.

La primera en hablar fue la judoca Yuri Alvear, quien reveló que gran parte de su preparación tuvo lugar en Tokio, Japón.

“Un trabajo muy fuerte, muy duro. Realicé gran parte de mi preparación en Tokio. Sabemos que este país es una potencia a nivel mundial en la disciplina del judo y creo que esto me sirvió mucho para llegar muy bien a los Juegos Olímpicos”, señaló Alvear.

Trabajo que sin duda valió la pena, pues fue recompensado con una presea de plata.

Acto seguido la boxeadora Ingrit Valencia, una morena alegre y de expresivos ojos verdes, intervino y calificó su preparación como “muy fuerte”.

“Nos preparamos aquí en la ciudad de Bogotá todos los boxeadores. No concientizamos para ser medallistas. Nos preparamos a consciencia”, aseguró y relató sus sensaciones al obtener su presea: “La verdad esa pelea era decisiva porque era por la medalla. La traté de hacer lo más consciente que pude. Me acordé mucho de la preparación que hicimos, que fue muy fuerte. Traté de dar todo y dejar todo en el ring”, indicó.

El siguiente turno fue para el ciclista Carlos Ramírez. Confesó que pese a lo estrecho del resultado al final de la competencia en la que obtuvo la Medalla de Bronce, siempre estuvo confiado en que la presea de BMX masculino era suya.

“Yo sentí que había llegado adelante. Yo había sentido que el foto finish estaba a mi favor”, reveló.

“Fue larguita la espera (…). Ya me enteré de eso y ahí sí se podía celebrar. Pero antes no se podía celebrar porque no estaba seguro de qué podía suceder”, manifestó al narrar los instantes en los que los jueces aún no lo confirmaban como ganador de la Medalla de Bronce.

Relató que una vez se supo ganador de la Medalla, vino a su memoria el trabajo realizado durante varios años de preparación.

“Ahí fue cuando ya me entregaron la bandera y empecé a celebrar y a agradecer todo lo que había trabajado todos estos años. La preparación fue muy, pero muy larga, la verdad fue algo de cuatro años”, expresó.

“Experiencias inolvidables que seguiremos recordando y seguiremos trabajando por dar lo mejor de nosotros en cada competencia”, dijo un poco nostálgico Ramírez.

Finalmente el bicicrosista anunció que se preparará para asistir a las olimpiadas de Tokio 2020 para “seguir representando y dejando el nombre de Colombia en lo más alto”.

‘Iba por la de oro, pero no se pudo’

De infranqueable mentalidad ganadora y gran carisma, Yuberjén Martínez sorprende por su corta estatura. Pese a su constante alegría, la luz de sus ojos se ensombrece cuando confiesa la desazón que experimentó por no poder traer la medalla de oro para Colombia.

“La verdad un poco nostálgico ya que iba por la de oro, no se pudo. Ganamos plata y bueno un logro importante para Colombia, pero la verdad al principio un poco nostálgico y después ya se levantó ese ánimo”, confesó el boxeador.

Puso de relieve la dificultad de los combates que sostuvo en Río y reveló que al final ya estaba agotado por la dureza de los mismos.

“La verdad para mí todas fueron duras, ya que para mí todas fueron finales. La última ya estaba un poco agotado, ya por el desgaste de las anteriores peleas. Y bueno, no se dieron los resultados esperados, pero contento porque alcanzamos a hacer historia”, subrayó.

Anunció, además, que ya tiene su mente puesta en Tokio 2020 para llegar a los próximos Juegos Olímpicos.

“Ya estamos con la mentalidad, que es lo más importante, y falta la preparación. Y esperamos prepararnos bien para llegar allá en buen estado”, indicó.

Llegué a Río en la mejor forma

Mariana Pajón es tan amable, humilde y sonriente, que por algunos instantes cuesta recordar que ya tenga un su haber dos medallas de oro olímpicas en la categoría de BMX femenino.

Relató que para los olímpicos de Río llegó incluso en mejores condiciones que hace cuatro años, cuando también ganó la Medalla de Oro en Londres.

“Fueron cuatro años, cuatro años de un proceso que se acabó en Londres, y empezamos un capítulo nuevo.
Cuatro años de mucho sacrificio, de superar lo que yo había hecho en Londres, de mejorar aspectos que había que superar”, relató.

Y ese sacrificio y caídas han dejado marcas en su humanidad. Sus rodillas tienen cicatrices de los accidentes que ha tenido que enfrentar en busca del mejor tiempo, del peldaño más alto del podio.

“Fue algo muy bonito. Fueron caídas, me levanté, triunfos y llegué a Río en la mejor forma que ha estado en mi vida deportiva”, señaló.

Reiteró que pese a ser la única atleta colombiana con dos medallas de oro en su trayectoria, no es la deportista de mayor importancia en el país.

“Me pusieron como la más importante del deporte colombiano y para mí eso no lo es. Para mí los ocho medallistas que estuvimos en Río obtuvimos un gran premio y un sueño de cualquier atleta, pero todos los deportistas en Colombia que se levantan todos los días y que es su trabajo y que es su profesión y que con mucho sacrificio entrenan, para mí todos son importantes”, sostuvo con humildad.

Así mismo, describió el recibimiento del que fue objeto en Medellín como una cosa “de locos”.

“Llegamos, hermoso todo el mundo. El agradecimiento de la gente, el saber que lo que hiciste valió la pena, cuando llegas acá se te agradece”, declaró.

Encuentro con el Presidente

Luego se dio el ingreso de los atletas a la Plaza de Armas de la Casa de Nariño, el famoso ingreso por donde han cruzado grandes deportistas colombianos como ‘Lucho’ Herrera, integrantes de la Selección Colombia, y Nairo Quintana, entre otros

Allí eran esperados por el Presidente Juan Manuel Santos, quien estaba acompañado de sus hijos Martín y María Antonia.

La banda del Batallón Guardia Presidencial hizo una calle de honor a los atletas, mientras interpretaban las notas del clásico de Lucho Bermúdez, ‘Colombia Tierra Querida’.

Mariana Pajón, quien encabezaba el recorrido mientras conversaba con el Jefe del Estado, fue la primera en caminar por el tapete rojo, exclusivo para grandes personalidades de Colombia y el mundo.

El Mandatario los condujo al costado occidental de la plaza, donde se encontraban parqueados siete automóviles, los cuales gracias al patrocinio de la marca, les serían a los medallistas olímpicos.

Era inocultable. Querían dejar de lado el protocolo y comenzar a disfrutar de sus nuevos carros. Pero eso fue aplazado por unos minutos.

Acto seguido y tras posar para más de 50 periodistas nacionales y de agencias internacionales, ingresaron al Palacio con destino del Salón Gobelinos de la Casa de Nariño.

Éste se encontraba atestado de funcionarios que querían una foto, un autógrafo, agradecerles o simplemente ver de cerca a sus ídolos.

Una vez acomodados y superado el revuelo inicial, comenzaron a sonar las notas del Himno Nacional.

Todos los atletas, en particular Mariana Pajón y Oscar Figueroa, ganadores de Medalla de Oro, evidenciaron gran emoción al recordar el solemne acto en el que escucharon el Himno Nacional en el podio de vencedores de Río.

Estos dos deportistas, así como Yuri Alvear, repetían su visita a la sede presidencial, pues gracias a las medallas obtenidas en Londres 2012, también fueron invitados a un homenaje en el Palacio.

El resto de deportistas observaban el imponente salón y conversaban entre sí acerca de la sorpresa que les producía estar en la sede presidencial.

Uno murmuró: “Jamás pensé en venir al Palacio, lo había visto solo por televisión”.
Y allí mismo, durante su intervención, el Presidente Santos exaltó a cada uno de los medallistas, así como a los integrantes de la delegación colombiana de los pasados Juegos Olímpicos.

“Gracias Mariana, gracias Óscar, gracias Caterine en la distancia, gracias a ustedes nuestra bandera tiene un nuevo color: ahora es oro, azul y roja”, señaló.

Y agregó: “Gracias Yuri, gracias Yuberjén, gracias Ingrit, gracias Luis Javier, gracias Carlos: ustedes completaron la más grande hazaña de nuestro deporte. Tres medallas de oro, dos medallas de plata, tres medallas de bronce, y nos ubicaron en la mejor posición de nuestra historia, el puesto 23 entre todas las naciones del mundo que participaron”, destacó.

Así mismo, elogió la labor desempeñada por los deportistas que fueron galardonados con diplomas olímpicos.

“Gracias también a los atletas que estuvieron cerca de la medalla y que ganaron en total 22 diplomas olímpicos”, exaltó.

“Y gracias a todos los 147 atletas que nos representaron, la delegación más grande que jamás hayamos enviado a unos Juegos Olímpicos”, añadió.

En esa medida, el Presidente de la República destacó los avances del deporte nacional y que este haya consolidado a Colombia como una potencia regional.

“Nunca antes los colombianos habíamos estado tan pendientes de unos Juegos Olímpicos. Y eso se debe al nivel de nuestros deportistas, que ahora se codean de tú a tú con la élite del deporte mundial”, resaltó.

“Gracias a ustedes, a ustedes atletas de Colombia, nuestro país es reconocido hoy como una potencia deportiva de la región, la segunda en Suramérica”, puntualizó.

Pocas veces se ha observado tanto revuelo en la Casa de Nariño.

Una vez se procedió a la toma de la foto oficial, se revivió la euforia de los Juegos Olímpicos.
Pacientemente, los atletas accedieron a tomarse cuanta foto les fue requerida. Firmaron cada uno de los autógrafos que les fue solicitado. Y, siempre con una sonrisa, entregaron todas las declaraciones que les pidieron.

Simultáneamente los entrenadores también vivían su momento de euforia.  Algunos muy felices pedían a sus deportistas que se volvieran a tomar una de las tantas fotos que ya tienen.

La ocasión lo ameritaba. No todos los días asisten al Salón Gobelinos de la Casa de Nariño.

Al terminar los actos protocolarios, los atletas regresaron a la Plaza de Armas de Palacio.

Finalmente allí se les hizo entrega de los automóviles a los que se hicieron acreedores por ser ganadores de medallas olímpicas.

Uno de los más felices fue Yuberjén Martínez. Incrédulo pidió las llaves y subió a su vehículo. Pitó y lo observaba con inagotable alegría, pese a que no sabe conducir.

“¿Esta vaina cómo es? Chigorodó, Antioquia, me espera”, exclamó.
Ingrit Valencia también daba gritos de felicidad. Pitaba y decía “¡Qué emoción, tan bacano! Me voy pa’ Ibagué y pa’ Cali”.

Y así cerraron una jornada inolvidable para ellos y para quienes fueron testigos de su visita a la Casa de Nariño.

Un día para recordar al igual que este mes de agosto en el que Colombia cristalizó su mejor actuación en la historia de sus participaciones en los Juegos Olímpicos y alcanzó la tan anhelada paz, que marcará un nuevo inicio para la historia de este hermoso país.

“Gracias a ustedes nuestra bandera tiene un nuevo color: ahora es oro, azul y roja”, les dijo para terminar el Presidente Santos, confirmando una nueva historia para nuestra Patria.

“Nos volveremos a ver aquí dentro de cuatro años –Dios mediante-, pues Tokio 2020 nos espera”, afirmaron al despedirse dos de los medallistas olímpicos colombianos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here