Mitos y leyendas de Ciudad Bolívar, un recorrido histórico por la localidad 19

Casona del Libertador | Foto: Casa de Justicia

Subiendo al barrio Sierra Morena en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá, se puede observar una bella casona que formó parte de una gran hacienda, de esas tan grandes, que podría vivir un barrio completo. Esta bella Casona que algún día hace muchos años, según la leyenda, sirvió de resguardó en las oscuras noches, para quién en su momento libertó al pueblo Colombiano de los españoles. Se trata de la Casona del Libertador, una bella casa en la que Simón Bolívar vivió sus noches de pasión con la Ecuatoriana Manuelita Saenz, de ahí que esta pequeña metrópoli fuese bautizada como Ciudad Bolívar.

Este lugar conocido por sus innumerables mitos, era temido por los que llegaban de trabajar en las noches; cuentan que hasta hace unos años en los terrenos del barrio Potosí se escuchaban perros ladrar, las luces se prendían solas y hasta se escuchaban ruidos de personas en su interior. Para Sol Teresa Valbuena, habitante del sector «quién además es una de las responsables de que esta hacienda haya sido declarada Patrimonio histórico» estos extraños sucesos son sólo mitos. “Yo nunca he visto eso, pero me han contado que eso sucedía hasta hace más de 20 años”.

De acuerdo con el blog de la Casa de Justicia de Ciudad Bolívar, el barrio Sierra Morena le debe ese nombre a aquellas épocas coloniales.

“Yo le preguntaba a las hermanas González si era cierto que allí estuvo Simón Bolívar, y ellas decían que no, que ahí no, que sí había vivido un general pero no era Simón Bolívar… pero de ahí sale la historia del nombre de Sierra Morena. Es que la historia de la Casona era que sí había un general con una muchacha y oyeron un tropel de caballos que venían de los llanos o no sé de dónde y le dijo morena asómate ¿quién viene? ella le dijo general viene una tropa y él le dijo: “Sierra la puerta morena” y por eso quedó el nombre de ‘Sierra Morena’” casadejusticiacb.blogspot.com.co

La Casona del Libertador es sólo uno de tantos símbolos que distinguen a Ciudad Bolívar, otros lugares como ‘El Palo del Ahorcado’ y ‘La Curva del Soldado sin Cabeza’ tienen sus propios mitos. De acuerdo con el diario El Espectador el denominado Palo del Ahorcado lleva su nombre en honor a un hombre que por cometer adulterio fue asesinado por ‘el putas’ (personaje mitológico) y colgado en ese sitio de la localidad.

“En cierta ocasión, un habitante del sector de Tibanica (como lo bautizó un antiguo cacique Muisca), Pablo Mayorga, quien vivía en unión libre con su esposa María, y con quien tenía cinco hijos, se enamoró de Ernestina, la madrina de unos de sus niños. Tiempo después decidieron vivir juntos. Por su adulterio, “El Putas” se lo llevó y días después su cuerpo fue encontrado colgado del eucalipto. María, su primera mujer, consternada, decidió acompañarlo y se colgó a su lado, bajo una de las ramas de aquel majestuoso árbol, al que desde entonces bautizaron ‘el palo del ahorcado’” afirmó Vanessa Romero en su artículo para el diario El Espectador.

Pese a lo anterior, esta antigua construcción lleva a cuestas diferentes mitos, “cuentan también que en una semana santa, un viernes santo hizo una borrasca tremenda que destechó la casa y al señor el viento se lo llevó,  y fue a caer en una loma llena de chamizos donde lo revolcaron y se llenó de espinas. La señora cogió a sus niños y gritaba desesperada, no hallaba que hacer; dicen que le daban golpes en un lado contra el otro. El tiempo paso, llego Judas de donde eran oriundos sus compadres estaba viviendo con la supuesta viuda. El señor que el viento se llevó apareció, salió de ese monte donde estaba y llegó, a ver aun existían los cimientos de la casa donde estaba construida, la casa había  desaparecido en aquella borrasca; el señor al ver a la señora toda maltratada, vuelta nada y a los niños, él lanzó un lazo al palo de eucalipto, ahorcó a los niños, ahorcó a la señora y se ahorcó él. La historia es que se enloqueció al ver la falta que había cometido y por eso se ahorcó.” siguió la Casa de Justicia de Ciudad Bolívar en

A muchos nos quedan dudas de si realmente en Ciudad Bolívar vivió el libertador, si Satanás o «el putas » mató a un hombre y lo colgó de este palo de eucalipto,  o si a un soldado le cortaron la cabeza y ahora se aparece entre los barrios San Joaquín y Buenos Aires, de lo que si estamos seguros es que en muchas ocasiones, a pesar de lo inverosímil de las situaciones y lo intangibles que puedan llegar a ser las habladurías, son precisamente estos contextos los que nos llenan de ilusión, nos dan algo en que creer y nos llevan a sentirnos orgullosos de vivir en una localidad que a pesar de sus problemáticas, posee historias que contar y lugares interesantes para visitar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here