El papa Francisco expresó su emoción con el recibimiento de los bogotanos y las muestras artísticas de los jóvenes del Idiprón

Con inmensa emoción el papa Francisco recibió a su llegada un gran concierto de homenaje que le realizaron los niños y jóvenes beneficiados con los programas de la Alcaldía Peñalosa, a través del Idiprón.

Niños, hombres y mujeres jóvenes beneficiados con los programas de la administración del alcalde Enrique Peñalosa a través del Idiprón, recibieron al papa a su llegada a Bogotá, con una hermosa muestra artística y cultural.

El papa Francisco emocionado con las muestras artísticas agradeció el homenaje y les envío un mensaje de amor y perseverancia. “Muchas gracias por el camino que se han animado a realizar y eso se llama heroísmo. Hasta los más chicos pueden ser héroes… Sigan adelante así”, aseguró.

“No se dejen vencer, no se dejen engañar, no pierdan la alegría, la esperanza y la sonrisa, sigan así. No se dejen robar la alegría, que nadie se las robe, que nadie los engañe, no se dejen robar la esperanza. ¿Les puedo pedir un favor? Que recen por mí”, les dijo el papa a los jóvenes de Idiprón y los cientos de feligreses que se agolparon a la entrada de la Nunciatura Apostólica.

Al término del evento el alcalde Enrique Peñalosa agradeció la presencia del sumo pontífice y resaltó el avance de los niños y jóvenes beneficiados en el Idiprón. “Infinitamente agradecidos con esa visita maravillosa del papa que nos inspira, que nos cambia la vida, que nos hace recordar que es mucho más importante lo que nos une que lo que nos separa y, como el papa dice, no perdamos la alegría ni la esperanza, y creo que lo mejor es haber tenido estos jóvenes de Idiprón que estaban en la calle en la drogadicción en proceso de rehabilitación y hoy están como artistas, que nos demuestran que es posible construir una mejor vida”, dijo.

Durante la presentación varios niños del Idiprón tuvieron la oportunidad de dirigirse al papa y contar cómo ha sido su experiencia de recuperación, gracias a la mano que les ha brindado la administración de Enrique Peñalosa.

Angie Albañil una las niñas que entregó el mensaje al papa así lo expresó emotivamente: “Somos jóvenes del Idiprón, nuestra casa, donde están nuestros amigos, la mano generosa que nos ha tendido la Administración de Bogotá para que podamos resolver la difícil situación que nos ha tocado vivir en la calle. Es por eso que venimos acá con esperanza, que miramos nuestro futuro con optimismo y lo recibimos en esta nuestra tierra cantando, danzando, sonriendo”, aseguró.

Durante su recorrido por la Avenida ElDorado, el papa Francisco estuvo rodeado por cerca de dos millones de feligreses, escuchó tonadas de bambucos, joropos, pasillos, gaitas y cumbias interpretadas por seleccionadas agrupaciones musicales.

Cinco agrupaciones de diferentes géneros y prácticas musicales ofrecieron una muestra musical variada y de alto nivel de calidad, pensada para promover la generación de un ambiente de alegría y participación, y disponer el ánimo y el espíritu de los miles de ciudadanos que se reunieron a lo largo de la avenida para darle la bienvenida al santo padre en su arribo a la capital.

Luego de su recorrido por la calle 26 y tras su entrada a la Nunciatura, el papa fue sorprendido con un gran repertorio musical preparado por el grupo de jóvenes. Fue una gran intervención musical del coro integrado por 100 niños, niñas, jóvenes y adolescentes, acompañados de la banda sinfónica la cual está compuesta por 40 músicos, entre egresados del programa y quienes hacen parte de este.

Además el papa pudo disfrutar de varias presentaciones preparadas por el grupo de danza del Idiprón. Finalmente, los jóvenes le entregaron varios regalos al sumo pontífice: una ruana en lana virgen con cuatro símbolos precolombinos en cada esquina de la ruana, un vitral con una custodia sagrada y un velón con la Virgen de Chiquinquirá en alto relieve.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here