Cayó el último integrante de la banda delincuencial ‘los profetas’

De ser un ayudante de buseta alias ‘Chiripas’ se convirtió en uno de los hombres más buscados por la Policía Metropolitana de Bogotá en la localidad de San Cristóbal. Este joven, a sus 29 años, se le sindica de ordenar nueve homicidios entre el segundo semestre de 2016 y los dos primeros meses de 2017.

De acuerdo con la investigación adelantada por la Seccional de Investigación Criminal de Bogotá, ‘Chiripas’ habría asumido el control de la denominada banda ‘Los Profetas’, una estructura desarticulada a inicios de 2017 y a la que se le señala de cometer más de 17 homicidios bajo las más crueles prácticas de tortura.

Sin embargo, fue bajo el mando de este hombre, que la estructura de ‘Los Profetas’ llegó a su mayor auge criminal, pues ‘Chiripas’ inició una oleada de muertes violentas, guiado por su sed de venganza tras el asesinato su hermano conocido como ‘Careloco’, quien aparentemente fue traicionado por su amigo y aliado criminal ‘Pañales’.

Precisamente, ‘Chiripas’ habría ordenado la muerte de ‘Pañales’ y del ‘Calvo’; una tarea que encomendó a otros dos hombres, considerados los mejores sicarios de la organización delincuencial y junto con quienes logró reclutar a otros jóvenes para las actividades ilegales y los cuales, profesaban respeto a ‘Chiripas’, al punto de considerarlo un protector al que denominaban ‘papá’.

Este apelativo le otorgó un especial poder a ‘Chripas’, quien al parecer decidía sobre la vida de los que consideraba sus enemigos y también sobre la de sus aliados, en el caso de los sicarios eran castigados con rejo si incumplían alguna de sus órdenes. Según lo que se pudo documentar en la investigación ninguno de sus hombres podía asesinar a nadie sin la orden de su jefe, pues para cada una de sus víctimas tenía un destino diferente, el cual iba desde un golpe y un disparo hasta una tortuosa desaparición pasando por un desmembramiento.

Lo que más llama la atención dentro de la acción delictiva de ‘Chiripas’ es la particular forma de reunir a sus allegados en el mundo del crimen, a quienes dependiendo de la función que cumplieran dentro del organigrama les alquilaba una casa, la cual se convertía en centro de reuniones. No obstante, cuando había un tema trascendental citaba a su gente alrededor de su hermano y de esta manera recordaba su cruenta venganza, la cual dejó una dolorosa estela de violencia en la localidad, en la que después de la captura de
la banda logró disminuir el homicidio en un 50% y devolverle la tranquilidad a los residentes.

Vale la pena recordar que el día que se realizó el gigantesco operativo de la desarticulación de la banda ‘Los Profetas’, alias ‘Chiripas’ logró huir, pero gracias a los seguimientos de los investigadores y a la circular de Interpol con la que contaba al principio de esta semana, fue detenido en el sur de la ciudad y fue puesto a disposición de las autoridades, quienes lo enviaron a la cárcel, mientras inicia el juicio en el que se mostrarán las pruebas del sangriento prontuario de este hombre al que le decían ‘chiripas’ porque de niño todo lo que le ocurría era producto de su buena suerte.