Alcaldía pone el deprimido de la 94 al servicio de los Bogotanos

Deprimido de la 94 | Foto: Alcaldía de Bogotá

Por problemas de corrupción, falta de planeación y atrasos no se había enterado esta obra que se adjudicó en el el 2008 a una firma de Julio Gómez, condenado por el ‘carrusel’ de la contratación. Luego de 8 años desde su adjudicación, la ‘Bogotá Mejor Para Todos’ lo entregó al servicio de la comunidad.

Durante los últimos ocho años, ese fue el común denominador en las obras del deprimido de la calle 94, que se convirtió en uno de los símbolos del ‘carrusel’ de la contratación y la falta de gobierno en la ciudad.

En el 2005, su financiación fue incluida en el acuerdo 180 de valorización, con un presupuesto aproximado a los 46.000 millones de pesos. Sin embargo, los problemas de corrupción y la falta de planeación terminaron por disparar los precios del deprimido a aproximadamente 170.000 millones de pesos.

Durante todo este tiempo, los ciudadanos vieron este ‘elefante blanco’ que parecía no concluir. Por eso, desde enero del 2016, el alcalde Enrique Peñalosa dio instrucciones precisas para sacar adelante el deprimido y le puso el acelerador.

Éste miércoles, Peñalosa lo entregó al servicio de los ciudadanos, con la expectativa de que contribuya a mejorar la movilidad en el norte de Bogotá.

La directora del IDU, Yaneth Mantilla, recuerda que recibió los trabajos con toda clase de problemas. “Los permisos o las autorizaciones de los servicios públicos no estaban en el tiempo que se requerían. Las entidades no se hablaban entre sí”, aseguró Mantilla.

El vicepresidente técnico de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Jorge Alberto Marín, criticó la falta de planeación cuando la obra se tramitó en el proyecto de valorización, en el 2005. “El valor estimado era de cerca de 46.000 millones de pesos, pero en ese momento el valor era prácticamente sacado de la manga. No había prefactibilidad para determinar cuánto podría costar ese deprimido”, señaló Marín. 

Cuándo llegó la Alcaldía de Enrique Peñalosa, el IDU se encontró con toda clase de problemas y retrasos en la obra. Por eso, se puso en marcha un plan sin precedentes que permitió tener lista la obra en 15 meses. “Le cumplimos a la ciudad”, dijo la directora del IDU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here