Llegó a Río de Janeiro como la primera mujer colombiana en boxear en unos Juegos Olímpicos y con su compañero sentimental como su entrenador. Ahora, Ingrit Valencia puede pregonar que dos combates le bastaron para meterse en la fiesta de las medallas.

La colombiana de 27 años superó el martes por decisión unánime (3-0) a la tailandesa Peamwilai Laopeam en cuartos y avanzó a las semifinales de la división mosca, una instancia que le asegura al menos el bronce.

Laopeam había vencido en enero a la colombiana por decisión dividida en el Mundial de Astana, Kazajistán.

Valencia garantiza la presencia de su país por segunda vez en el podio del boxeo en Río, luego de la plata que atrapó Yuberjen Martínez en la división minimosca en la rama masculina.

Valencia, oriunda de Morales —en el departamento del Cauca_, había derrotado en su estreno a la centroafricana Judith Mbougnade por nocaut técnico en su estreno del viernes.

Ausente en el debut del boxeo olímpico de mujeres en Londres 2012, Colombia aseguró su presencia en Río en la rama femenina gracias al boleto logrado por Valencia en un torneo clasificatorio realizado en Buenos Aires en marzo.

Esa clasificación sucedió seis años después de haber conocido en el deporte a Raúl Ortiz, quien a la postre se convirtió en su entrenador y pareja. Ambos tienen un hijo de 10 años.

Valencia tiene ocho años de experiencia y entre sus logros figura el bronce conseguido en los pesos mosca en los Panamericanos de Toronto el año pasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here